Requisitos de un buen escaparate


El escaparate es un instrumento inapreciable de promoción, para lo cual debe despertar suficientemente la atención e interés del cliente. Aunque muchos escaparates de farmacias españolas tienden a la homogeneidad, en realidad es importante hacerlos destacar por la originalidad y el diseño de espacios no convencionales.

Los escaparates son un elemento vendedor incluso fuera del horario comercial. A continuación se exponen diversos requisitos que intervienen en la preparación de un buen escaparate.

Transmisión de la información

Mientras que hace décadas los escaparates se utilizaban como una simple exposición de los productos, la tendencia actual del escaparatismo es la transmisión de conceptos e ideas.

Esta información debe ser transmitida fundamentalmente por imágenes, ya que el texto, por lo general, no capta la atención y muchos transeúntes no lo leerán. Más del 80% de la información que recibe un consumidor llega a través de la vista.

La información que transmite el escaparate debe reflejar la atmósfera, el nivel profesional de su equipo humano, la variedad del surtido, la relación calidad/precio, los servicios que se ofrecen y su estilo.

Atracción del público objetivo

Es imprescindible saber cuál será el público objetivo y cuáles son sus características, deseos y necesidades, ya que el escaparate de la Oficina de Farmacia debe estar dirigido a llamar su atención.

Persuasión del consumidor

Para que los productos lleguen a ser deseables para el consumidor se deben mostrar a través de una presentación llamativa, con el contraste de color acertado y con un refuerzo luminoso apropiado.

Por otra parte, es recomendable que en el escaparate figure el nombre y el logotipo de la farmacia, ya que estos elementos refuerzan la imagen corporativa del establecimiento y posibilita el recuerdo de esos elementos en la mente del cliente.

OriginalidadSer original es uno de los aspectos más importantes para contar con un buen escaparate. Es importante dedicar un tiempo a diseñar espacios no convencionales. Es de gran utilidad visitar el sitio web de los productos que se van a exponer en el escaparate, ya que permite conocer la imagen o estilo con las que están asociados.Credibilidad

Exponer en el escaparate artículos de los que no se dispone en el interior genera una mala impresión en los clientes y un efecto muy negativo de cara a futuras visitas.

Credibilidad

Exponer en el escaparate artículos de los que no se dispone en el interior genera una mala impresión en los clientes y un efecto muy negativo de cara a futuras visitas.

 

Exposición clara del precioSegún la legislación vigente, todos los artículos expuestos (salvo excepciones) deben llevar los precios claramente indicados. De hecho, el farmacéutico puede ser sancionado por exponer un producto sin precio. Además, hay una tendencia generalizada a creer que un producto es caro si no se muestra su precio.

Renovación

Hay estudios que demuestran que las personas necesitan hasta 21 impulsos visuales para grabar en su memoria la imagen que se está promocionando. Cuando transcurre ese tiempo, el escaparate pasa a integrarse visualmente en la fachada del inmueble donde está ubicado y debe cambiarse para seguir cumpliendo su objetivo, que es captar la atención del público que pasa por delante.

Los expertos recomiendan no hacer cambios antes de que transcurra una semana ni más tarde de un mes.

 

PlanificaciónAl preparar el escaparate se debe tener en cuenta la estacionalidad de los productos, el calendario festivo y los diferentes acontecimientos ligados a la actividad comercial.También es fundamental realizar las renovaciones con la periodicidad adecuada. Por ejemplo, no se deben mantener motivos navideños hasta finales de enero o seguir promocionando los productos de protección solar en octubre.

Colocación correcta

El escaparate debe estar bien ordenado y limpio. Si está polvoriento y con la mercancía deteriorada (por efecto de la iluminación o de la luz solar) creará muy mala imagen en el cliente. Por otra parte, en el escaparate no deben exponerse demasiados productos, ya que transmitiría confusión y una mala imagen que el potencial cliente puede relacionar instintivamente con un mercadillo o bazar.

Visibilidad

En la medida de lo posible, los escaparates no deben taparse durante el día a causa del sol (para ello pueden utilizarse toldos) ni ocultarse durante la noche. El escaparate es uno de los componentes más importantes del concepto de visual merchandising, que incluye la gestión del espacio interior y exterior del establecimiento, la presentación de artículos en expositores, además de las campañas y actividades de promoción.

 

Referencias: Adaptado de El escaparate como tarjeta de presentaciónJudith García Frasquet, Gestock & Pharma. Artículo original publicado en el nº 33 de la revista Innova (septiembre-noviembre 2011).