Nombre científico: Cephaelis ipecacuanha (Brot.) A. Rich.

Familia: Rubiáceas

Toxicidad: Muy alta

Castellano: Anillada Menor, Bejuquillo, Picahonda, Poaja, Raicilla, Raíz Brasileña, raíz de oro .
Catalán: Ipecacuana
Gallego – Portugués: Ipeca, Ipé caá goené, cugo sangre, cipó emético, poaia, poalha, poaya.
Francés: Ipéca
Inglés: Ipecacuanha
Italiano: Ipecacuana
Alemán Brechwurzel

Descripción

“Ipeca” es el nombre que se les da a las raíces de Uragoga ipecacuanha (Wildn.) Baillon ó Cephaelis ipecacuanha (Br.) A.Richard, ó Psychotria ipecacuanha (Br.) Stockes, etc. designada popularmente con los nombres de Ipeca del Brasil ó Ipeca de Río ó Ipeca anillada menor, provenientes de plantas que crecen silvestres en una gran extensión del Brasil y los trópicos de América del Sur, Panamá, Costa Rica y Nicaragua, como también a la Ipeca de Cartagena o Ipeca anillada mayor (Ipeca granatensis H.Ben. = Cephaelis acuminata Karsten) que crece en Venezuela y Colombia.

“El dato escrito más antiguo que existe a su respecto, según Fluckiger y Hambury, consiste en una mención de tres remedios contra los flujos sanguinolentos, uno de los cuales se llama Igpecaya, en una Historia del Brasil, escrita por un monje portugués que residio en el Brasil de 1570 a 1600.”

“Se sabe por tradición que la Ipecacuana fue empleada por el aborigen sudamericano de los actuales territorios del Paraguay, Brasil, hasta Centro América.”

“Conocida en Europa desde que Legras llevó las raíces en 1672, se empleó en las afecciones intestinales, y además como emético y expectorante.”

“Bajo el nombre de Ipecacuanas o de Ipecas, se designan un cierto número de raíces eméticas suministradas por varias plantas de la familia de las Rubiáceas.”

“La Ipeca, considerada como oficinal, es suministrada por Cephaelis ipecachuanha.” (sic)

E n 1912 se descubrieron los principios activos de la ipecacuana, y desde entonces forma parte de numerosos preparados farmacéuticos.

Principios activos

Alcaloides isoquinoleínicos (2-2,5% en la ipeca de Rio; 2-3,5% en la de Cartagena): emetina (60-75% de los alcaloides totales en la ipeca de Río, 30-50% en la de Cartagena), cefelina, psicotrina, éster metílico de psicotrina, emetamina y otros.

Definiciones de la R.F.E.:

– Raíz de ipecacuana (Ipecacuanhae radix): consiste en los órganos subterráneos fragmentados y desecados de Cephaelis ipecacuanha (Brot.) A. Rich o de C. acuminata Karsten o de una mezcla de ambas especies. Contiene al menos un 2 % de alcaloides totales, calculados como emetina respecto a la droga desecada. Los principales alcaloides son la emetina y la cefelina.
– Ipecuana, polvo normalizado (Ipecacuanhae pulvis normatus): la droga debe de contener entre un 1,9-2,1% de totales, expresados como emetina respecto a la droga desecada.
– Ipecacuana, tintura normalizada (Ipecacuanhae tinctura normata): se obtiene a partir de la Raíz de ipecacuanha. Contiene entre un 0,18-0,22% de alcaloides totales calculados como emetina.

Acción Farmacológica

A dosis muy bajas, las preparaciones de ipeca producen un efecto expectorante, con gran acción secretolítica (emetina, cefelina) y antidiarréico. A dosis mayores tiene una acción emetizante (emetina). La emetina presenta además una acción antihelmíntica y amebicida.

Indicaciones

Bronquitis, enfisema, asma, disentería amebiana.
Cada vez es menos frecuente el uso del jarabe de ipeca como emetizante en caso de intoxicaciones porque no parece estar clara su influencia beneficiosa sobre la evolución de la intoxicación.

Contraindicaciones

Embarazo, lactancia, niños, ancianos, cardiopatías, hipotensión arterial.
El uso del jarabe de ipeca como emético, en caso de intoxicaciones, puede interferir en la actuación de carbón activado y otros antídotos.

Efectos Secundarios

Náuseas, diarrea, taquicardia, hipotensión, alteraciones del ECG y transtornos neuromusculares. El polvo de ipecacuana irrita fuertemente la piel, con un efecto vesicante.

Precaución / Intoxicaciones

La intoxicación se manifiesta por dolores cólicos intestinales, diarrea sanguinolenta y puede llegar a producir coma y muerte por colapso cardiorrespiratorio.

La emetina es tóxica para el hombre induciendo arritmias, hipotensión arterial, debilidad muscular y alteraciones gastrointestinales.

No sobrepasar las dosis prescritas para evitar que se produzcan vómitos violentos. El polvo de raíz es muy irritante para la piel.

El jarabe de ipecacuana se emplea principalmente en el ámbito hospitalario.

Su empleo en niños ha sido desaconsejado recientemente por la Asociación Americana de Pediatras, a favor del uso del carbón activado ya que el jarabe de ipecacuana podría retrasar la utilización posterior del carbón activado a causa del vómito continuado.

El jarabe de ipecacuana, como inductor del vómito debe usarse a la siguiente posología (bajo extricta prescripción médica, el empleo del polvo de extracto seco en diluciones normalizadas y para inducir el vómito en intoxicaciones agudas es considerado seguro por la OMS en caso de intoxicación):
– Niños de 6-12 meses: 5-10 mL.
– Niños de 1-12 años: 15 mL.
– Adultos y niños mayores de 12 años: 15-30 ml.