Quina

Familia: Rubiáceas

Toxicidad  

Sinonimias
Castellano:
Quina roja
Catalán:
Cincona, quina
Euskera: Kinazal
Galego – Português:
Quina
Français: Quinquina
English: Cinchona, Peruvian bark
Italiano: China
Deutsch: Chinabaum

Descripción : 
La historia de las quinas se remonta al mundo precolombino; desde épocas remotas, los indígenas de los alrededores de Loja utilizaban la corteza pulverizada de un árbol denominado “quina-quina” para combatir las fiebres intermitentes. La primera noticia relativa a tal árbol fue publicada en 1574 por el médico Nicolás Monardes quien lo cita en su “Historia Medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales que sirven de medicinas”. Una segunda referencia a la especie cuya corteza servía para curar las fiebres la trae en 1638 Fray Antonio de Calancha, quien se refiere a ella en su “Crónica Moralizada del Orden de San Agustín en el Perú” como el “árbol de las calenturas”, el cual se da en los alrededores de Loxa.

La primera descripción botánica se debe a Sebastiano Bado, quien en 1663 menciona a la “Corteza del Perú” o “China-Chinae”, como la especie utilizada para combatir la fiebre. El fármaco, cuya eficacia había sido comprobada por los curanderos indígenas, es denominado “Pulvis Commitissae” y lleva la indicación de que lo procesan y empacan los misioneros jesuitas con materia prima proveniente de un lugar secreto. Es Bado quien refiere la anécdota que dio lugar al nombre genérico de Cinchona y según la cual, en 1638 la señora Francisca Enríquez de Ribera, esposa del virrey Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, Conde de Chinchón, fue curada con estos polvos conocidos como “polvos de los jesuitas” y que luego se llamarán “polvos de la Condesa”.

A raíz de esta noticia Carlos Linneo, en 1753, le daría al género correspondiente el nombre de Cinchona al describir la especie Cinchona officinalis.

Parte Utilizada 
La corteza desecada (Cinchonae cortex) de C. pubescens Vahl, de C. officinalis L. (quina gris) o de C. calisaya Wed. y C. ledgeriana (quina amarilla).

Principios Activos 
Alcaloides en proporción variable según la especie; en la quina roja se encuentra entre un 4,5-8,5% de alcaloides totales entre los cuales el mayoritario es la quinina, junto con quinidina, cinconina y cinconidina.
Taninos catéquicos (8%).
Principios amargos (heterósidos deácidos triterpénicos): ácido quinóvico.
Trazas de aceite esencial (0,0005%).

R.F.E.: La corteza de quina consiste en la corteza desecada de Cinchona pubescens Vahl (C. succirribra Pavon) o de sus variedades o híbridos. Contiene al menos un 6,5% de alcaloides totales, de los cuales entre un 30% – 60% son alcaloides del tipo de la quinina.

La quina gris contiene entre un 5-8% de alcaloides totales (2-7,5% de quinidina) ; la quina amarilla (calisaya), entre un 3-7% de alcaloides (0,4% quinidina); la quina ledgeriana, entre un 5-14% de alcaloides totales (3-13% de quinidina).

Acción Farmacológica 
La oficinal es la quina roja; la quina gris se suele utilizar en licoristería y las quinas amarillas para la obtención de alcaloides.
La droga y sus extractos se utilizan para estimular el apetito y las secreciones gástricas.
Tradicionalmente se han empleado también como antitérmico en síndromes febriles y gripales y, tópicamente, para el tratamiento de las afecciones del cuero cabelludo que cursan con descamación.
La quinina es antimalárico, activo frente a Plasmodium vivax, P. falciparum, P. malariae y P. ovale en sus estadios de desarrollo de formas intraeritrocitarias hasta trofozoíto joven; es inactiva sobre los esporocitos, formas tisulares y gametocitos.
La quinidina (actualmente se obtiene por semisíntesis a partir de la quinina) se utiliza como antiarrítmico: es antifibrilante, estabilizante de las membranas de la célula miocárdica (bloquea los canales de sodio, disminuye la excitabilidad, conductibilidad y contractibilidad.

Indicaciones 
Indicaciones aprobadas por la CEE: Inapetencia, dispepsias hiposecretoras (digestiones pesadas cons sensación de plenitud e hinchazón).

Contraindicaciones 
Hipersensibilidad a la quina o a alguno de sus componentes.
Embarazo, por su acción oxitócica.
Gastritis, úlceras gastroduodenales (por los taninos).
No administrar conjuntamente quinidina con digitálicos o anticoagulantes (puede potenciar su acción).

Efectos Secundarios 
En caso de hipersensibilidad a la quina, pueden aparecer reacciones alérgicas cutáneas o fiebre.
Se ha asociado con algun caso de hemorragias por trombocitopenia.

Precaución / Intoxicaciones 
La quinina, en caso de sobredosis o de tratamientos prolongados, puede provocar náuseas, vómitos dolores abdominales y alteraciones de la audición y la visión.

Formas Galénicas / Posología 
Posología diaria recomendada por la CEE, salvo otra prescripción:
– 1-3 g de la droga.
– 0,6-3 g de extracto líquido (con un contenido de alcaloides totales del 4-6%).
– 0,15-0,6 g de extracto con un contenido de alcaloides totales del 15-20%.
O preparaciones con un índice de amaritud equivalente.

Información obtenida de:

http://www.fitoterapia.net/vademecum/index.html

http://www.encolombia.com/medicina/academedicina/academ25262-quinas.htm

http://www.salud.bioetica.org/quina.htm